Servicio de atención al cliente

info@lendico.es

Los superhéroes de los ahorros

Inversor & Prestatario

?

Cuando se trata de ahorrar, ¿eres un superhéroe con tu dinero? ¿Lo eres? ¡Genial!

En este post vamos a asociar diferentes hábitos de ahorro con los superhéroes que poblaron nuestra infancia con sus aventuras. Buenos o malos, impresionantes o tristes, ¿Qué tipo de superhéroe eres?

¡Descubrámoslo!

Vives con sencillez, ahorrando cada céntimo

¡Eres Superman! Un hombre con un buen trabajo (periodista), que tiene hobbies curiosos (volar y salvar el mundo), y que no tiene especial interés por el dinero. Te ganas la vida de forma correcta, y vives humildemente – la Fortaleza de la Soledad es un buen ejemplo de la decoración minimalista – y, mientras tanto, ahorras dinero y salvas al mundo al mismo tiempo.

Aunque seas una persona agraciada – que seguro que lo eres –, no malgastas tu dinero en fiestas, ropa y coches caros o amores apasionados. Pero, ¿quién necesita esas cosas? Indudablemente, tu no ¡el Súper-ahorrador!

Tu intención es ahorrar dinero, pero lo acabas gastando demasiado pronto

¡Eres Lobezno! El mejor siempre en todo lo que haces, pero cuando se trata de dinero, realmente necesitas organizarte.

Además de tu actitud de chic@ mal@, se te conoce por confiar demasiado en tus impulsos emocionales. En el caso de Lobezno, este rasgo personal le ha hecho pasar por situaciones complicadas en las que, gracias a sus poderes mágicos curativos, siempre ha conseguido salir airoso, sin un rasguño.

En tu caso, son esos impulsos los que te empujan a gastar tus ahorros en cosas que no necesitas. Sin embargo, no tienes esos poderes mágicos con los que sí cuenta tu alter ego, por lo que tu proceso curativo podría tardar más de unas pocas horas. Y, tal y como Lobezno, solo después de comprobar tus daños (financieros) es cuando te das cuenta y desearías que no hubiera pasado – ¡en qué momento pediste ese préstamo para comprar un billete de avión a las Maldivas que ahora no sabes cómo devolver!

Lobezno puede ser un tipo muy peligroso cuando se trata de luchar contra Magneto, pero no es exactamente un modelo de sabiduría cuando trata de ser más reflexivo y pensar las cosas con profundidad. Si El Profesor X no le cuidara, hubiera tenido muchos problemas controlando sus gastos e, incluso, pagando sus rentas. Y si tú continúas gastando tus ahorros demasiado pronto, tendrás también grandes problemas.

Te gustaría ahorrar pero nunca lo consigues

¡Eres Spider-Man! Todo funciona de maravilla hasta que te conviertes en Peter Parker. Mientras es un superhéroe, tiene poderes increíbles e, incluso, logra gustar a May Jane. Sin embargo, cuando vuelve a ser Peter Parker, apenas consigue una media sonrisa para sí mismo.

Como humano, Peter hace malabares entre entregar pizzas y hacer fotos a Spider-Man (aprovechando la relación tan cercana que mantiene con el superhéroe) para venderlas a un periódico local. Incluso juntando estos dos salarios, Peter no tiene una vida de ensueño.

Su lamentable apartamento en Nueva York no es exactamente la envidia del vecindario, pero es todo lo que puede permitirse. Y, desafortunadamente, muchos de nosotros estamos en esa misma situación.

Trabajamos muy duro para poder vivir y nos gustaría guardar algunos ahorros para nuestra jubilación (no estaremos escalando edificios toda nuestra vida), pero lo conseguimos muy a duras penas. Todo el dinero que con tanto esfuerzo ganamos, lo utilizaremos para pagar nuestras facturas diarias.

Quizá en algún momento de nuestra vida seremos capaces de permitirnos el lujo de ahorrar un poco de dinero, pero, mientras tanto, debemos mantener la cabeza alta y trabajar.

Directamente tiras la casa por la ventana

Eres Iron Man. Tienes suficiente dinero como para no saber qué hacer con él y, a diferencia de SuperMan, lo estás gastando todo en aquello que te viene primero a la cabeza, impulsivamente.

La realidad es que Iron Man tiene billones de dólares para apoyarle a él y a su locura, de otra manera se arruinaría en menos de un mes. Pero, ¿y tú? ¿Eres el propietario de una empresa tan grande como las Industrias Stark para poder financiar tus tremendos gastos?

Si continúas gastando todo tu dinero sin guardar nada para cuando lleguen los tiempos difíciles, estás cavando tu propio agujero. Será mejor que cambies tu forma de vida y empieces a ahorrar tan solo 100€ por semana para los tiempos oscuros. Nunca se sabe lo que deparará el futuro.

Eres bueno ahorrando y sabes cómo invertir bien

Eres el protector de los débiles, el caballero de la noche, ¡eres Batman!

A diferencia de Iron Man, tienes un fuerte auto control y la habilidad de saber cuándo y dónde gastar tu dinero. También, puede ser que poseas una empresa valorada en un billón de dólares que genera beneficios regulares pero, aun así, no malgastas tu dinero en lo primero que te pasa por la mente.

Aunque gastas dinero para conseguir ser Batman cada noche (¡y eso es caro!), consigues siempre ahorrar una cantidad que invertirás en tu propia empresa y, por tanto, conseguirás más beneficios.

Desarrollando la habilidad de Batman en su frugalidad y prosperidad, es probable que consigas llegar a la cima. Hacer mucho dinero, ahorrar buena parte de él e invertirlo con cabeza es el secreto del superhéroe del ahorro.