Servicio de atención al cliente

info@lendico.es

Paga sólo con efectivo

2 julio 2014

Inversor & Prestatario

Paga sólo con efectivo este mes

Inauguramos nuestro desafío “cómo ahorrar 1.000 euros en 30 días” recomendándote que sólo utilices efectivo durante este mes de julio que acaba de empezar y evites pagar con tarjeta de crédito o débito. Utilizar la tarjeta no es malo, si se usa con responsabilidad. Pero pagar con dinero suelto de tu cartera te permitirá pensar dos veces antes de decidirte a pagar algo.

Las tarjetas de crédito son útiles por varios motivos: ofrecen muy buena protección al consumidor, permiten monitorizar los ingresos y gastos fácilmente y en cada momento que se desee online. Sin embargo, existe una parte negativa que viene del hecho de que tendemos a gastar más cuando la utilizamos. ¿Por qué?

Muchas razones, pero sin duda la más importante es la psicológica. No vemos el dinero físicamente al pagar, las monedas y los billetes no desaparecen de nuestras manos literalmente, lo que nos hace de alguna manera menos consciente de la cantidad que estamos pagando. Esta falta de consciencia hace más difícil controlar lo que gastamos (si no compruebas tus movimientos bancarios cada día) y, como un efecto de bola de nieve, aumenta nuestros gastos en general.

Para que el consejo sea completo, te presentamos un sistema de lo más innovador que te permitirá utilizar este dinero en efectivo de la forma más práctica posible: el sistema del sobre.

Cada mes (o cada semana) divide tu presupuesto en diferentes categorías como “Comida”, “Salidas”, “Hipoteca/Alquiler”, etc. Estas categorías están representadas por distintos sobres donde dispones la cantidad de dinero que has decidido gastar para cada cosa. Después, solo gastas esa cantidad durante el periodo que hayas estimado y nada más. Te darás cuentas de que no necesariamente necesitas utilizar toda la cantidad que has dispuesto en cada sobre para alguna de las categorías, y, por tanto podrás o bien ajustar tu presupuesto o bien incrementar tus ahorros.

El objetivo de esta técnica no es ahorrar cientos de euros sino hacerte más consciente de tus gastos. No sólo las cantidades que gastas, sino también el tipo de actividades o las cosas materiales para las que destinas tu presupuesto. Haciendo esto, no solo te darás cuenta de que no siempre gastas tu dinero sabiamente (¿Sales mucho de fiesta?, ¿Las facturas de electricidad te asustan cada vez que llegan a casa?), sino que también te dará los motivos para pasar a la acción y solucionarlo.


Volver al inicio